Manuel Altolaguirre y Concha Méndez, una voda para la poesía